jueves, 31 de diciembre de 2015

La noche del fin de año

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de la Ciudad de Santa Catarina

Como una forma ritual, la reunión y el festejo navideño se repite en la noche del fin de año. Muchos países tienen formas distintas de festejar el último día del año que se vive. Los italianos por ejemplo comen un plato de lentejas, los argentinos comen doce uvas pasas mientras que los españoles consumen doce uvas al ritmo de las doce campanadas que marcan la media noche y el inicio de un nuevo año. Son doce uvas que se comen porque son doce meses que se fueron y por los doce meses que vienen. El simbolismo del número 12 es muy especial: el uno representa lo indivisible, la unidad, el mundo espiritual y el 2 lo divisible, lo material. En consecuencia el 12 tiene que ver con la unión de lo material con lo espiritual y en ésta celebración se conjuga lo ido con lo que viene, lo festivo traducido en lo material y los buenos deseos y alegría como sentimientos y emociones que brotan desde lo interior de las personas.


La costumbre de las doce uvas tiene su origen en el pueblo catalán de Penedés. En 1909 los agricultores tenían un excedente de cosecha, entonces repartieron racimos de uvas a la gente que estaba congregada en la plaza del pueblo, argumentando que al consumirlas en los últimos segundos de la “noche vieja”,  garantizaba la buena suerte del año entrante. Desde 1962 las dos cadenas de televisión española comenzaron a trasmitir dicha costumbre, que seguramente llegó a México con las compañías vitivinícolas de procedencia ibérica.

En México se tienen varias creencias que se conjuntan obviamente por la influencia prehispánica y occidental. Los antiguos mexicanos hacían ritos muy especiales que marcaban el fin de un siglo compuesto por 52 años. Entre otras cosas, hacían fogatas, rompían cazuelas y demás objetos de barro. Posiblemente nos dejaron supersticiones y creencias en torno a que debemos deshacernos de cosas que nos tienen anclados en el pasado. De ahí la necesidad de descontaminar el hogar y el cuerpo para que la suerte, la dicha, la felicidad y el dinero lleguen sin problemas a nuestras vidas en el nuevo año.


Por eso todo lo que vivimos el día 31 de diciembre, se hace con el fin de asegurar las cosas buenas para el año que por comenzar. Se hacen ritos y reuniones que en cierta forma repiten el ambiente de la Noche Buena. Por eso la cena, la decoración, la música y el ambiente deben ser espléndidos. La música que más se escucha es la cumbia que en su letra dice: "yo no olvido al año viejo, porque me ha dejado cosas muy buenas" o la ranchera que pregona: "diciembre me gustó pa´que te vayas". En el ambiente de las casas y de las calles no pueden faltar los cohetes, el ruido y el fuego. También esa costumbre procede de los antiguos pueblos mesoamericanos que hacían fogatas, golpeaban los troncos y las rocas. Como verán mis estimados lectores, las cosas no han cambiado mucho en todo éste tiempo.

Para recibir el año y atraer la salud, dinero y amor, estrenamos alguna prenda de ropa; sobre todo si de ropa interior se trata, ya que eso ayuda a propiciar cosas. Si lo que se desea es amor, es indispensable que sea roja, y si lo que deseado es dinero, tiene que ser amarilla. El hogar debe estar muy limpio esa noche y se debe de limpiar en especial los rincones, donde se acumula polvo. Y hay que procurar deshacerse de todo lo que esté roto o quebrado, para sacar del hogar las malas vibras, todo lo desagradable y asegurar que habrá cosas mejores y nuevas en el próximo año. Dicen que si alguien quiere tener muchos viajes, se debe salir a dar la vuelta a la manzana cargando unas maletas. Para otros se deben tirar los zapatos viejos.


Según las creencias, en la decoración de la mesa tiene que haber algo dorado para que no falte el dinero en el hogar. De bebida es necesario que haya un vino espumoso, porque se cree que las burbujas que se forman al momento de servirlas son las de la felicidad. El momento de brindar tras las campanadas es también importante, por eso se pone un anillo de oro en la copa, para atraer riqueza.

Mientras que los hogares más religiosos, comienza el inicio de año con la veladora y oración respectiva dedicada a la Divina Providencia, para que no nos falte comida, casa y sustento. El primer día del año está marcado como fiesta de guardar en la liturgia católica y en consecuencia obliga a ir a misa. Ya para concluir les cuento ésto: cuando era niño, creía que el fin de año lo marcaba un cometa que bifurcaba el cielo. Por más que me quedaba viendo al cielo, nunca lo vi. A la distancia de aquellos años, aún perduran los deseos de que no falta salud, trabajo y amor. Habiendo ello, no hay crisis que nos pueda hacer daño. Y eso yo les deseo a Ustedes. Nos vemos Dios mediante en el año venidero.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Estudié filosofía en la UNIVA de Guadalajara y soy el cronista de Santa Catarina, Nuevo León

Mi foto

Soy un trota sueños y buscador de símbolos y signos. Nací en Santa Catarina, N.L. en 1965. Fui becario del Centro de Escritores de Nuevo León en 1993. Escribo, busco, leo, hablo cada miércoles en un programa de radio. En De Solares y Resolanas, quiero expresar, manifestar, escribir mis reflexiones, vivencias y apreciaciones sobre lo que veo, de donde vivo, me muevo y existo.