lunes, 4 de enero de 2016

Tres siglos de historia en Ciudad Guadalupe

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de la Ciudad de Santa Catarina

Hoy cumple 300 años Ciudad Guadalupe. Y a reserva de comentar estos datos pues ellos tienen excelentes cronistas como Israel Cavazos, Francisco Arredondo Cano y Abel Jiménez Garza; cuando se fundó la ciudad de Monterrey en 1596, las tierras al oriente de la misma fueron cedidas a don Diego de Montemayor. La familia Montemayor dejó de tenerlas en posesión hasta 1627 cuando fueron cedidas en merced, a don Martín de Solís y a sus hijos Diego y Juan. Diego de Solís formó la hacienda San Marcos en la ribera norte del río Santa Catarina, más o menos en donde hoy está el puente Corregidora y por el rumbo donde ahora está la plaza principal, la presidencia municipal y templo, quedó la hacienda de la Santa Cruz propiedad de don Juan de Solís. Este señor vendió su hacienda en 1658 al capitán Nicolás Ochoa de Elejalde, quien cambió el nombre de Santa Cruz por el de hacienda San Agustín. Al llegar a Monterrey el licenciado Francisco de Barbadillo y Vitoria en diciembre de 1714, procedió a expropiar a los Ochoa de Elejalde de su hacienda para fundar en febrero de 1715, la "Misión y Pueblo de Nuestra Señora de Guadalupe". En 1756 fueron congregados en el pueblo de Guadalupe, los indios tlaxcaltecas que habitaban el valle del Pilón. Con su arribo, Guadalupe dejó de ser misión para llamarse "Pueblo de la Nueva Tlaxcala de Nuestra Señora de Guadalupe de Horcasitas". A partir del 5 de marzo de 1825 Guadalupe fue considerada villa. Su categoría de ciudad le fue otorgada el 28 de abril de 1971. Pero los títulos de dotación de tierras al pueblos datan del 4 de enero de 1716. ¡Felicidades a Ciudad Guadalupe! 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Estudié filosofía en la UNIVA de Guadalajara y soy el cronista de Santa Catarina, Nuevo León

Mi foto

Soy un trota sueños y buscador de símbolos y signos. Nací en Santa Catarina, N.L. en 1965. Fui becario del Centro de Escritores de Nuevo León en 1993. Escribo, busco, leo, hablo cada miércoles en un programa de radio. En De Solares y Resolanas, quiero expresar, manifestar, escribir mis reflexiones, vivencias y apreciaciones sobre lo que veo, de donde vivo, me muevo y existo.