jueves, 7 de abril de 2016

¿Quién fue Pedro Flores?

Antonio Guerrero Aguilar/ Cronista de Santa Catarina

En días pasados publiqué el soneto que nos expresa el mensaje de Pedro Flores, un vecino de la vieja Ciudad Guerrero, Tamaulipas. Muchos lectores expresaron su curiosidad en saber la identidad de tan distinguido personaje, que a 135 años aún nos habla desde su última morada. Y no solamente es Pedro Flores, hay dos o tres lápidas que llevan mensajes escritos en ese cementerio del siglo XIX, como el señor Juan Treviño, quien murió en 1873 a causa de un golpe que le propinó un caballo.

Inmediatamente el investigador e historiador, el maestro Ricardo Raúl Palmerín Cordero, se dedicó a buscar referencias de tan enigmático vecino de aquella pujante ciudad fronteriza que quedó sumergida en las aguas de la presa Falcón por mucho tiempo. Gracias al registro de bautizo, sabemos que con tan solo cuatro días de nacido, Pedro fue bautizado en el templo parroquial de San Ygnacio de Loyola de Revilla el 2 de mayo de 1823 por el padre Juan Santiago Sánchez. Pedro era hijo legítimo de Toribio Flores y de María Ygnacia Buentello, fueron sus padrinos Tranquilino Martínez y María de Jesús Vela.


Pedro Flores se casó con Agustina Treviño. Desconozco su oficio; aunque supongo que se dedicaba a la cría de ganado vacuno y de caballos, tan famosos y reconocidos en ese tiempo en ambos lados del Río Bravo. Aparece en la lista de alcaldes de Ciudad Guerrero, cargo que ocupó en 1860.

El maestro Palmerín ubicó su acta de defunción: “En la Yglesia Parroquial de C. Guerrero en catorce de Junio de mil ochocientos ochenta y uno, yo el infrascrito Cura hize las ecsequias religiosas de entierro mayor al cadáver de D. Pedro Flores, casado que fue con Da. Agustina Treviño: murió a los 58 años de edad, recibió el Sacramento de extrema unción y para que conste lo firmó. Jesús de la Garza”.

También el maestro Palmerín añade nueva información respecto a la fundación de la Villa de Revilla perteneciente al Nuevo Santander. Refiere cuando el Capitán de Dragones José Tienda de Cuervo,  envió en 1757 un “Informe del Reconocimiento e Inspección de la Colonia de el Seno Mexicano de orden de el Exmo. Señor Virrey Marquès de las Amarillas”. Revilla se fundó el 1 de octubre de 1750, con la advocación de San Ygnacio de Loyola. El año del informe, José Báez Benavides era el capitán encargado de la población formada por 73 familias y 336 personas. Tenía una misión llamada de San Francisco Solano, a cargo de fray Miguel de Santa María, pero sin “indios congregados á execcion de pie en la cercanía Poblazion de Dolores a la otra parte de aquel Río Grande del Norte”.

Está situada en un ángulo que forman los dos rios de “Savinas y el Grande del Norte en buen terreno fértil y de buenos pastos, tiene buena saca de Agua que de pesada de dicho Rio de Savinas, ya ban empezando a trabajar en ella abunda el pescado”. El río Sabinas también se le conoce en el lado de Nuevo León como de Tamaulipas como Salado. Añade Tienda de Cuervo: “su vecindad es mui dezente, tiene muchos ganados de los que ia ban pasando algunos a la otra vanda del Rìo grande del norte, y creo se aumentara mucho concluida la saca de Agua y que se a de lograr allí una gran Mision. queda 10 leguas al noroeste del lugar de Mier, y 10, al sueste de la Poblazion de Dolores Rio grande del Norte en medio”. Desde su fundación, Revilla estaba expuesta a los albazos de los llamados indios bárbaros, por estar situada en un paraje que “se contemplaba del maior riesgo”. Para consolidar la población, debieron trabajar más de dos años para establecer familias que “la poblasen y a algunas de ellas me fue preziso fomentar fazilitandoles Maizes que totalmente escaseaban en la razon y otras cosas necesarias”.

Lo que las aguas de la presa no dañaron, ahora lo están afectando las acciones de algunos visitantes que van a buscar tesoros. Pero también, Guerrero Viejo está en los planes de convertirlo en un gran centro de resguardo patrimonial de carácter binacional.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Estudié filosofía en la UNIVA de Guadalajara y soy el cronista de Santa Catarina, Nuevo León

Mi foto

Soy un trota sueños y buscador de símbolos y signos. Nací en Santa Catarina, N.L. en 1965. Fui becario del Centro de Escritores de Nuevo León en 1993. Escribo, busco, leo, hablo cada miércoles en un programa de radio. En De Solares y Resolanas, quiero expresar, manifestar, escribir mis reflexiones, vivencias y apreciaciones sobre lo que veo, de donde vivo, me muevo y existo.