domingo, 2 de octubre de 2016

La muerte de don José Benítez Martínez

Antonio Guerrero Aguilar/ Narrador y promotor cultural


A las 10: 35 de la noche del 2 de octubre de 1954, falleció don José Benítez en su domicilio de la calle Degollado número 615 sur al pie del Cerro del Obispado, víctima de un derrame cerebral. Fue velado ahí en su casa en la madrugada y parte de la mañana del domingo, para luego ser llevado al Palacio de Gobierno en donde fue recibido por el entonces gobernador José Vivanco y el Honorable Congreso del Estado que se convirtió en Capilla Ardiente a partir de las 3.30 de la tard...e del domingo 3 de octubre de 1954. Luego sus restos fueron trasladados al templo parroquial de la Purísima en donde el canónigo Job de la Soledad García Gil de Leyva ofició la misa de cuerpo presente. La carroza se dirigió al Panteón El Carmen de Monterrey. En el sepelio se dieron cita decenas de personas, familiares y amigos que llegaron de Linares o de otros puntos como el Lic. Aarón Sáenz y Rodrigo Gómez, director del Banco de México, cuñado de don José Benítez. El gobernador José Vivanco y el secretario de gobierno Elías Cantú, así como el alcalde Monterrey don Alfredo Garza Ríos y su secretario del Ayuntamiento Lic. Enrique Martínez Torres, el rector de la Universidad de Nuevo León, el Lic. Raúl Rangel Frías y el comandante de la Novena Zona Militar. Una nota periodística del lunes 4 de octubre sentenciaba: “El sentido deceso del preclaro linarense que figuró en forma prominente como diplomático, estadista y paladín de la Iniciativa Privada, fue motivo de consternación general en la población”. El gobernador que asentó las bases de la grandeza de Nuevo León en el siglo XX, murió hace 62 años.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Estudié filosofía en la UNIVA de Guadalajara y soy el cronista de Santa Catarina, Nuevo León

Mi foto

Soy un trota sueños y buscador de símbolos y signos. Nací en Santa Catarina, N.L. en 1965. Fui becario del Centro de Escritores de Nuevo León en 1993. Escribo, busco, leo, hablo cada miércoles en un programa de radio. En De Solares y Resolanas, quiero expresar, manifestar, escribir mis reflexiones, vivencias y apreciaciones sobre lo que veo, de donde vivo, me muevo y existo.