domingo, 30 de octubre de 2016

Leyendas y relatos de tesoros y relaciones ocultas (segunda parte)

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural

El cañón de la Guitarrita es la entrada a un cañón más grande que se conoce como Las Escaleras.  Ese lugar está plagado de misterios y leyendas. Entre 1910 y 1920, varios contingentes de revolucionarios y bandidos pasaron por ese cañón. En 1924, un bandido llamado Ricardo Gómez, se llevó unos lingotes de oro de un tren que estaba en Rinconada, Atravesando por el cañón de Rinconada llegó hacia el cañón de Las Escaleras, para luego pasar a un poblado que se llama Canoas que está en plena Sierra Madre y ahí bajaron por ese cañón otra vez a las Escaleras.

Ese relato se relaciona a su vez con una leyenda que habla de una familia de los alrededores, quienes viajaban en una carreta llevando provisiones para vivir en su rancho; como estaba lloviendo se metieron a una caverna y grande fue la sorpresa de que encontraron ocultas, sobre heno o sobre ramas, unas cargas con lingotes de oro. Dicen que los familiares hicieron un pacto: para que los recursos no pasaran a otra familia, nadie se iba a casar. Que el que se casara, iba a perder parte de la herencia. Una mujer o dos personas de ellos ya estaban casadas, pero el resto de los hermanos permanecieron solteros.


Cuentan que en ese cañón hay más lugares con leyendas de tesoros enterrados. Todavía hay gente que va y los busca. Un vecino de un rancho cercano,  me platicó que una vez una norteamericana  pasó por la sierra buscando datos de su esposo que tiempo atrás había cruzado por ese cañón y que llevaba un cargamento que decían eran barras de oro. Nunca encontraron las recuas o el material que, presuntamente, llevaba. También se dice que muchas de esas riquezas pertenecen al diablo y que por eso, lo mejor es no buscarle.

Una vez fuimos un viernes santo a la hacienda del Muerto en Mina, Nuevo León, con la intención de tomar unas fotos del lugar. Pero se nos hizo raro que había una camioneta repleta de herramientas. Como ellos nos miraban con recelo y nosotros con temor, les hicimos plática. Ahí se dijo que iban a buscar un tesoro y esperaban la señal de la relación. Una relación se refiere a la identificación, la señalización y la localización de un lugar en donde hay un tesoro oculto, mostrada a veces en los "fuegos fatuos". Pero también tiene que ver con peligros: si alguien tiene malos pensamientos el tesoro se convierte en carbón. También pueden ser los restos de un difunto y en consecuencia espantan en el sitio y se pueden contraer maldiciones. La relación se puede dar con una señal como un gas luminoso que sale de la tierra.

Y precisamente esos señores que eran de Hidalgo, Nuevo León, estaban esperando que la relación les indicara en donde estaba el dinero. Uno de ellos sostuvo  que había soñado con una persona que le decía que viniera a buscarlo para desenterrarlo y llevarlo a un panteón cercano. Decían que eran los restos de un revolucionario que murió en el combate de Icamole en 1915. Una vez que lo encontraron se lo llevaron a enterrar y en sueños se le volvió a aparecer y le informó que atrás de la capilla de la hacienda del Muerto, en un arroyo que pasa por el lugar verían la relación. Ya no supe si encontraron o no el dinero.


En la sierra que está arriba de la cabecera municipal de Villa de Santiago hay una cueva que llaman del Indio y en la que dicen hay un tesoro, pero que un indio la cuida. Una vez que encuentran la entrada, se aparece el indio y les dice: “O todo o nada”. Como es tanta la riqueza acumulada y no pueden llevársela, cuando regresan ya no hay cosas.

Decían que cuando se enterraba un tesoro en la tierra o se colocaba sobre una cueva, mataban a alguien para que cuidara el sitio o que también mataban un burro o una mula y con su sangre untaban la entrada de la caverna para sellarla y evitar su profanación. Cuenta la tradición de que si una persona iba a enterrar un tesoro o un costal de pesos de plata limpia, debían dar una arrastrada al lugar con una ristra de ajos o con cabestro de cerda hecho preferentemente con la crin de un caballo negro. De esa manera, quien buscaba el tesoro nunca lo iba a localizar porque se le aparecía una víbora que inmediatamente mordía al ambicioso intruso. Pero si el buscador era muy valiente, agarraba pronto la cabeza de la serpiente y la mataba. Entonces el animal se convertía en la ristra de ajos que se desparramaban por el suelo.

 El derrotero es propiamente el famoso plano del tesoro. Y una familia de Villa de García me facilitó un documento muy interesante que por su rareza voy a trascribir porque nos habla de la existencia de un tesoro:

Saltillo, mayo 24 de 1838

Dedico este derrotero a mi tío Nicolás Sánchez. En el camino de Saltillo a Monterrey, en el punto llamado Carrizalejo, en ese cerro del rancho que está yendo hacia donde el sol se mete, está una cueva donde se encierran grandes cantidades y al pie de la cueva están unos resumideros de agua y como digo está la puerta viendo hacia el sol se mete.

Como señas particulares son en la puerta está una cruz de fierro embutido en piedra que sirve de puerta. Esta es la seña principal y está además numerada con números negros. Está la puerta tan bien embutida en el cerro que parece hecha por Dios. En los brazos o en los pies, está la cueva en un reliz. Se recomienda que paguen una manda que tengo y es acabar la torre de la iglesia de Saltillo y el demás dinero tómelo Usted que al cabo ay para que se haga millonaria su última generación. El dinero que hay está sellado en costales de ixtle y el demás de oro y plata en barras, pero del puro sellado se puede hacer millonario. No se olvide que está con el cadáver de mi esposa.

Yo tuve acceso a una copia de ese documento, que data del 21 de mayo de 1853. El que escondió el dinero puso la cruz para que encontraran el dinero y se le diera cristiana sepultura a su esposa. Pero no vayan a buscarlo, pues yo ya fui y no existe tal señal. Es probable que otros ya dieran con él. En cierta ocasión, unos albañiles que tiraban una casa y en cuyo patio había una noria, bajaron para ver si tenía agua. En una de las paredes vieron un tubo de metal que al abrirlo, estaba un documento que daba el derrotero a seguir de un tesoro oculto en el Cerro de la Silla. Estos para quedar bien con su dueño se lo dieron y éste a su vez decidió regalarlo a un conocido comunicador de la localidad. Ya no se supo más del lugar.


Y así podemos seguir hablando de tesoros ocultos, pero yo prefiero encontrar uno en la felicidad, en la tranquilidad de saber que en la vida, la salud y el amor está la fuente de toda riqueza y eso es precisamente lo que deseo para ustedes mis estimados lectores.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Estudié filosofía en la UNIVA de Guadalajara y soy el cronista de Santa Catarina, Nuevo León

Mi foto

Soy un trota sueños y buscador de símbolos y signos. Nací en Santa Catarina, N.L. en 1965. Fui becario del Centro de Escritores de Nuevo León en 1993. Escribo, busco, leo, hablo cada miércoles en un programa de radio. En De Solares y Resolanas, quiero expresar, manifestar, escribir mis reflexiones, vivencias y apreciaciones sobre lo que veo, de donde vivo, me muevo y existo.