sábado, 1 de abril de 2017

¿Y dónde quedó el dinero de los insurgentes?

Antonio Guerrero Aguilar/ Escritor y promotor cultural


De acuerdo a los anales, lo que quedaba del aquel ejército insurgente al mando de Ignacio Allende, Mariano Jiménez y los hermanos Aldama, llevaban un caudal de medio millón de pesos que habían obtenido mediante contribuciones y asaltos. Para llegar a Monclova debían pasar por una extensión de la Sierra Madre conocida actualmente como de la Muralla. Por el Camino Real pasaban la Cuesta del Cabrito, Mesillas y San José del Anahelo.Por ahí transitaban en carretas en un camino en medio de un llano con un paisaje desértico, mientras que los viajeros en caballo o mula, atravesaban la montaña por donde ahora está la carretera 57. Para unos, los jinetes llevaban la riqueza acumulada y al saber que los habían atrapado poco antes de arribar a Acatita de Baján, lo escondieron en la cueva de un cerro que tiene forma de tres picos en donde aún espera quién lo descubra. Para otros, llegó a las arcas del señor cura de Santiago de la Monclova, José Miguel Sánchez Navarro y a decir de algunos, el cargamento fue traído a Monterrey en donde el cura de la parroquia don Fermín de Sada lo resguardó. Compañeros historiadores de Coahuila cuentan que a partir de entonces Monterrey comenzó a figurar en el plano económico. Son tres versiones respecto a dónde quedó el dinero de los insurgentes. Yo las consigno nada más para su información.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Estudié filosofía en la UNIVA de Guadalajara y soy el cronista de Santa Catarina, Nuevo León

Mi foto

Soy un trota sueños y buscador de símbolos y signos. Nací en Santa Catarina, N.L. en 1965. Fui becario del Centro de Escritores de Nuevo León en 1993. Escribo, busco, leo, hablo cada miércoles en un programa de radio. En De Solares y Resolanas, quiero expresar, manifestar, escribir mis reflexiones, vivencias y apreciaciones sobre lo que veo, de donde vivo, me muevo y existo.