miércoles, 24 de mayo de 2017

Una huelga en la ASARCO

Antonio Guerrero Aguilar/


Se le conoce como “huelga de brazos caídos”, a la suspensión de los trabajos en que los obreros permanecen en el local de la empresa. Esta inconformidad no es ilegal, pero como se quedan en las instalaciones, el dueño puede exigir la desocupación de los locales para que la huelga sea calificada de ilegal. Pues bien, el 24 de mayo de 1932, la policía montada de Monterrey enfrentó a unos trabajadores de la ASARCO que mantenían una “huelga de brazos caídos”. Se reportaron dos heridos de bala, cinco arrestados y muchas personas golpeadas. Aquí pueden ver la calle de Guerrero al norte, con las instalaciones de una empresa de la cual casi no se habla y muchas casas que destruyeron para convertir todo ese sitio en la famosa Centrika. Ah, la foto es de la década de 1930.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Estudié filosofía en la UNIVA de Guadalajara y soy el cronista de Santa Catarina, Nuevo León

Mi foto

Soy un trota sueños y buscador de símbolos y signos. Nací en Santa Catarina, N.L. en 1965. Fui becario del Centro de Escritores de Nuevo León en 1993. Escribo, busco, leo, hablo cada miércoles en un programa de radio. En De Solares y Resolanas, quiero expresar, manifestar, escribir mis reflexiones, vivencias y apreciaciones sobre lo que veo, de donde vivo, me muevo y existo.