domingo, 11 de marzo de 2018

Huajuco y otros temibles caciques y caudillos


Antonio Guerrero Aguilar/

Con la llegada de los conquistadores y pobladores de procedencia ibérica a la región noreste, debieron tratar y/o someter caciques o caudillos indígenas que comandaban o regían las diversas rancherías o naciones de las llamadas tribus chichimecas. Los cronistas de la época se refieren a ellos como capitanes, jefes, caciques o caudillos, cuyos nombres se aplican en la actualidad a sitios emblemáticos como lo son Nacataz e Icamole en Villa de García, Mamulique en Salinas Victoria, Lazarillos y Colmillo en Allende, el Huajuco en Villa de Santiago y Zapalinamé en Saltillo.

Según la leyenda, Zapalinamé fue un valiente guerrero de la tribu de los huachichiles, quien al ser herido después de librar un feroz combate defendiendo la libertad de su pueblo, llegó hasta su refugio en la sierra. Herido y cansado se recostó, con el rostro hacia arriba viendo el azul intenso del cielo que cubre el valle de Saltillo, decidió quedarse como protector del aquel lugar. Hoy en día la sierra de Zapalinamé es una reserva natural protegida, que produce el 70 % del agua que se consume en la zona de Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga.

Colmillo fue un cacique huachichil perteneciente a la nación Cayo Cuapa, quien junto con su hermano Huajuco mantuvieron en zozobra a toda la región, durante los primeros tiempos de fundarse la ciudad de Monterrey. Fue bautizado con el nombre de Cristóbal. Por dedicarse a la venta de esclavos y al robo de las estancias y haciendas fue gravemente herido. Según la leyenda huyó hasta un paraje situado río arriba del Ramos en Allende, en donde murió. Por las noches en los alrededores,  oyen el llanto del cacique.

Indudablemente el más conocido de todos los caciques indígenas se llama Huajuco, pues su nombre da origen a una extensión territorial situada al sur de Monterrey, la cual atraviesa todo Villa de Santiago y parte de Allende, delimitada por la sierra Madre y el cerro de la Silla. Se le describe como alto, feroz, mandaba con imperio y hablaba diversas lenguas. Se dedicaba a mantener en estado de sitio a Monterrey y a sus alrededores con sorpresivos y continuos ataques. Una vez que se convirtió al cristianismo, se dedicó a robar jóvenes indios para venderlos en colleras. Iba hacia el río del Potosí, cuando los indios se le rebelaron y lo golpearon,  dejándolo gravemente herido en 1625.

Por ese tiempo, en jurisdicción de la Pesquería Grande, andaba otro cacique del grupo de los tepehuanes quien murió de una lanzada. Otro conocido como Nacastlahua, fue muerto a palos en 1624 en Cadereyta porque se sentaba a la mesa antes que sus patrones. Para vengarse, los indios se rebelaron y quemaron el jacal en donde vivía Alonso Pérez. Ahí mataron a uno de nombre Pereyra a quien se comieron en barbacoa.

Hay otro cacique de nombre Martín Hualahuis, quien atacó en 1655 una estancia de Nicolás Vázquez en San Pablo de Labradores. Fue atrapado y conducido a Monterrey en donde fue bautizado, siendo su padrino Martín de Zavala. Con su gente se formó la misión de San Cristóbal de los Hualahuises. Otro indio cantor de la misma ranchería de San Cristóbal, perteneciente al pueblo o nación de los Hualahuises, participó en varias de las empresas de pacificación y conquista al servicio de los nuevos pobladores, pues al saber diversas lenguas, prestó valiosos apoyos por conocer las tradiciones y creencias de los distintos pueblos de la sierra de Tamaulipas.

Hubo otro de nombre Cabrito, quien se levantó contra los conquistadores en 1651 por el rumbo de la sierra de Papagayos allá en el actual municipio de Los Ramones. Para capturarlo, tomaron a su esposa para encerrarla en una casa que Alonso de León tenía en Cadereyta. La india escapó y dio aviso de cómo estaba la situación de la ranchería, a donde cayeron los indios el 27 de noviembre de 1651. El sitio fue roto cuando llegaron vecinos de Cadereyta a rescatarlos. Ahí Cabrito fue mortalmente herido y antes de morir, pidió se robaran las bestias a los pobladores para poderlos vencer. De por el mismo rumbo, tenemos a Lazarillo, un cacique indio del grupo de los borrados, nacido en 1599, quien vivía en Cadereyta en 1639.

Como se advierte, hay muchos caudillos y temibles caciques que no aceptaron el modo de vida de los primeros pobladores, y se dedicaron a mantener en estado de guerra viva a toda la región hasta mediados del siglo XIX.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Estudié filosofía en la UNIVA de Guadalajara y soy el cronista de Santa Catarina, Nuevo León

Mi foto

Soy un trota sueños y buscador de símbolos y signos. Nací en Santa Catarina, N.L. en 1965. Fui becario del Centro de Escritores de Nuevo León en 1993. Escribo, busco, leo, hablo cada miércoles en un programa de radio. En De Solares y Resolanas, quiero expresar, manifestar, escribir mis reflexiones, vivencias y apreciaciones sobre lo que veo, de donde vivo, me muevo y existo.