domingo, 22 de abril de 2018

Santa Catarina, la Puerta a Monterrey


Antonio Guerrero Aguilar/

El domingo 10 de marzo de 1985, el entonces gobernador de Nuevo León Alfonso Martínez Domínguez, inauguró en Santa Catarina la monumental escultura del artista Sebastián llamada “la Puerta de Monterrey”, donada por el escultor y promotor cultural Generoso Villarreal. Con 17 metros de altura y 14 de ancho, un peso estimado de 60 toneladas, la obra de arte asemeja una puerta que da la bienvenida a quienes llegan por la carretera que baja desde Saltillo. Está colocada sobre una plazoleta exactamente en donde inicia el acceso a Santa Catarina. Curiosamente en esa ocasión estuvieron Oscar Herrera y Gilberto Treviño Montemayor, alcaldes de Monterrey y de Ciudad Guadalupe respectivamente, pero no estuvo presente Juan Francisco Caballero Escamilla, entonces alcalde de Santa Catarina. Días después el presidente Lic. Miguel de la Madrid Hurtado, en un acto simbólico, entregó al pueblo de Nuevo León la llamada Ruta Escultórica del Acero y del Cemento, entre las que se hallaba la “Puerta de Monterrey” y otra ya desaparecida que nombraron el monumento a la Constitución, colocada en una jardinera en dónde comienza el boulevard Gustavo Díaz Ordaz.



El diseño y la estructura pertenecen a Enrique Carbajal, mejor conocido como Sebastián, un arquitecto y escultor nacido en 1947 en Camargo, Chihuahua, especializado en la escultura monumental ya sea en acero o concreto. Sus obras están en lugares emblemáticos de Estados Unidos, Japón y México. En su trabajo encontramos elementos de arte cinético; en la creación de esculturas transformables o que parecen doblarse. Su trabajo creativo se distingue de otros artistas por la forma geométrica que le imprime a sus esculturas. 

Con esta obra se reforzó el concepto de que Santa Catarina es y ha sido desde 1577 la Puerta de Monterrey. Pero a decir de su autor, este trabajo tan importante es el más descuidado de todos los proyectos realizados. Desde 1985 ha sido testigo del crecimiento urbano desmedido hacia ese sector, de innumerables accidentes viales, del daño a su estructura pues lo mismo han subido vehículos a golpearla y de jóvenes que ven sus columnas un espacio para dejar sus pintas con aerosol. 

En una remozada le cambiaron el color original, de un tono rojizo que nos refería al hierro oxidado, ahora está pintado de color naranja. Con las luces que la iluminan, (con todo respeto) parece una estructura de plástico y no de acero, símbolo de la fuerza y dureza de los nuevoleoneses. Ciertamente las autoridades del municipio de Santa Catarina, han procurado su cuidado, colocando unas mallas que circundan la plazoleta y decorando con flores y plantas ornamentales su entorno. Todo el conjunto fue pensado para ser un sitio en alto en el cual se podía apreciar perfectamente el Cerro de las Silla, la Sierra de las Mitras y la Sierra Madre; pero permitieron el establecimiento de centros comerciales y bodegas que restaron su emblemática postura y posición. 


¿Y por qué la Puerta de Monterrey? Este monumento tan significativo y representativo de Sebastián, coloca a Santa Catarina no solo como La Puerta de Monterrey, sino a Nuevo León y al noreste mexicano. En un estudio monográfico que el maestro Israel Cavazos hizo en 1966, consideró a Santa Catarina “la puerta a Monterrey” desde 1596. Efectivamente, este valle ha testificado silenciosamente el paso de pobladores, conquistadores, obispos, religiosos misioneros, ejércitos, de carretas y recuas a ahora de camiones, automóviles y de personas que han elegido un mejor lugar para vivir en éste rincón de la patria o de quienes nos visitan y vienen de paso.

Muchas esculturas que inauguraron en aquel tiempo ya desaparecieron de donde fueron colocadas. El Teorema Lunar de Manuel Felguerez que estaba en AKRA, el Surgimiento de Rafael Calzada enfrente de Cerámica Regiomontana (ahora Daltile), Los Lirios también de Sebastián. Incluso las que pusieron a orillas del Río Santa Catarina en tiempos de Natividad González Parás están olvidadas y poco valoradas. Urge rescatarlas y devolverles la dignidad que representan, pues todas ellas distinguen a los valores representativos de la gente no solo de Monterrey sino de Nuevo León.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Estudié filosofía en la UNIVA de Guadalajara y soy el cronista de Santa Catarina, Nuevo León

Mi foto

Soy un trota sueños y buscador de símbolos y signos. Nací en Santa Catarina, N.L. en 1965. Fui becario del Centro de Escritores de Nuevo León en 1993. Escribo, busco, leo, hablo cada miércoles en un programa de radio. En De Solares y Resolanas, quiero expresar, manifestar, escribir mis reflexiones, vivencias y apreciaciones sobre lo que veo, de donde vivo, me muevo y existo.